Cabeza de bruja

Solo sigo intuiciones, no más instrucciones.

Me caí, me perdí, me asusté, me deprimí, me rebelé pero entonces medité y ahí me ví, me levanté, me sacudí, me encontré y voy día a día Despertando!

12. Seres de luz

Escrito por cabezadebruja 03-03-2018 en Meditación. Comentarios (0)

Ni siquiera tengo idea de que forma comenzar esta entrada. La meditación del grupo, ayer jueves 1 de marzo fue muy reveladora; sería la luna llena de piscis?

Hicimos un Chakra Dhyana que no conocía, solo eran tres repeticiones del villa-mantra de cada chakra en lugar de siete. No tenía los ruidos de fondo como de naturaleza, agua, rayos, música, vibraciones, en cambio, se escuchaban voces masculinas recitando mantras.

Estoy acostumbrada a las siete repeticiones, tres me parecían pocas, -juicio- y pensé que las voces masculinas de fondo me distraerían para aquietar mi mente… estaba tan equivocada.

Todo lo demás era igual, sentados en una silla, manos sobre las piernas con las palmas hacia arriba y los acostumbrados cambios de mudras –posiciones de los dedos o manos- utilizados entre los cambios de chakras.

No sé en que momento, pero tuvo que ser entre el Yang del Anahata y el Aum del Agnya que a mi lado derecho flotaba un círculo con fondo de color negro como el universo y dentro de él muchas luces de colores como si fueran estrellas, era un portal, pero en esta ocasión no tuve temor. Me desprendí de mi cuerpo físico y tuve plena conciencia de haber entrado en el portal, incluso mis manos tocaron las orillas de ese círculo para poder impulsarme y atravesarlo.

Y entonces estaba en el lugar que menos hubiera esperado, incluso por días no había evocado ningún recuerdo de este sitio. Estaba en el cementerio; parada al inicio del pasillo donde está la sepultura de un querido amigo. A un lado de ese pasillo está un árbol que me parece tenebrosamente triste… a mi amigo llamaré Beto en nombre de un cantante de corridos que era su preferido.

El panteón estaba igual que la vez que lo visité en un viaje astral, esa ocasión fue en un sueño, mi amigo estaba sentado afuera de su tumba, lloraba con mucho sentimiento –y exactamente así ya lo había visto en una meditación anterior, cuando lo fui a visitar en enero por primera vez a su sepulcro, y en la meditación fue como una revelación de que no era el final como yo pensaba- pero en mi sueño que fue a principios de febrero de este año, llegaba hasta él para tratar de consolarlo, le hablaba pero él no me escuchaba, ni siquiera volteaba a mirarme, intenté abrazarlo pero yo era algo inmaterial y él no me sentía, no me veía, no me escuchaba. El lugar estaba a oscuras muy tenebroso, me daba miedo pero no quería dejarlo solo… “Beto, escúchame, este no es tu lugar, te tienes que ir de aquí”… pero él nunca dio muestras de notar mi presencia.

-Anoche hiciste cosas raras, extendiste los brazos como si intentaras abrazar a alguien, pero estabas bien dormida y así te deje un buen rato, no quería despertarte- me dijo mi esposo, al siguiente día mientras almorzábamos. –Cuando me veas así, despiértame, no estaba aquí- le contesté, pero me dijo que ya había leído algo sobre esas “cosas raras” que hago y que sabía que despertarme no era conveniente. –Es que sí intentaba abrazar a alguien, era un hombre que lloraba- (no le quise decir quien, porque como que mi esposo se fastidia que siempre le hable de la misma persona, lo aprecia, le está agradecido por las cosas que hizo por mi en vida, pero de igual forma a ningún hombre le gusta que le hablen de otro) –Ahhh, me andabas engañando- y se reía… -Claro que no, era alguien que lloraba, pero háblame o despiértame o no sé, no me dejes hacer eso. Después me reveló su forma de “cortar mis viajes”. –Es que estuviste así un buen rato, pero luego te veías como angustiada, como muy desesperada y seguías abrazando al aire y lo único que se me ocurrió fue un simple estirón de cabello, pero de una mecha de la coronilla, y manoteaste para soltarte de mi y ya… te acomodaste de lado y dormías como si nada hubiera pasado”

Soy muy sensible a los estirones de cabello, sobre todo en la parte de la comúnmente llamada mollera, me produce verdadero dolor, como si me clavaran agujas; así que quedamos en que hizo lo adecuado, ya que una amiga me recomendó que jamás me hablaran para despertarme porque es incierto lo que me pueda pasar al “regresar”.

Ya no lo había vuelto a soñar, ni lo había vuelto a ver o sentir en las meditaciones, hice una intención de 32 días con oración para disolver votos karmicos para el… tal vez funciono y ayer creo que tuve la respuesta.

Avance por el pasillo, a pesar de que nuevamente estaba todo oscuro y podía percibir entidades de baja energía, pero esta vez no tuve temor, llegué hasta él, seguía sentado a un lado de su sepultura, en el mismo sitio donde me paré cuando lo visité, él estaba recargando su espalda en el frío mármol de su monumento, tenía sus zapatos negros enormes, era un tipo de más de 2 metros, de complexión robusta, su pantalón de mezclilla azul petróleo y su camisa azul con unas rayas muy finas negras y blancas que formaban cuadritos con ese azul de fondo.

Esta vez si me vió!!! Me sonrió al verme llegar y me senté a su lado en el suelo, no me dijo nada, él nunca habló, pero al sentarme me recargue en su hombro izquierdo y como si alguien fuera pintando un lienzo, a partir de nuestros pies todo alrededor empezó a tornarse de colores y luz, los árboles secos se llenaron de hojas verdes, estábamos sobre un pasto verde brillante y suave como la seda, había muchas flores alrededor, el cielo estaba lleno de nubes, aves de todos tamaños pasaban volando; el día, la vida y sus colores habían cubierto totalmente a la oscuridad, los árboles secos y las flores marchitas.

Una mariposa monarca volaba errante frente a nosotros y él me la señalo extendiendo su brazo, sentí que estaba feliz de poder ver eso, de ver vida y entonces me enderece y le hablé: -“te tienes que ir Betito, a donde vas, es un lugar más bonito que esto que ves, ya no debes estar aquí, este no es tu sitio, Dios te ha perdonado desde el primer momento, pero tú no has querido trascender y ya es hora, tienes que marcharte de aquí”. El solo me miraba pero esta vez había tranquilidad en sus ojos, no me contestó, volvió a recargarse en el mármol y cerró los ojos… yo me recargué  en él, en su hombro y también cerré los ojos, creo que me dormí.

A lo lejos escuché la voz del Trainer que anunciaba siete minutos de meditación sin absolutamente nada más que la respiración, sentí mucha luz alrededor, todavía más luz, como si hubieran encendido miles de focos a mi alrededor, pero yo seguía allá, dormida, a un lado de mi amigo, Después sentí frente a mi pasar a alguien, era una presencia liviana, un duende? No porque nunca he sentido uno manifestarse y no lo siento extraño o con maldad, un hada ¿? Parecía una entidad femenina. Definitivamente mi trainer no era, su voz se escuchaba a lo lejos, indicándonos ahora levantar las manos para enviar Diksha a las personas que amamos. Obedecí la orden, levanté mis manos e instantes después sentí que las manos de esa entidad femenina tocaban las mías, esa energía era tan fuerte que sentí como si me hubiera jalado con un estirón de regreso a mi cuerpo físico.


En el Diksha se me manifestaron muchas personas, las ví frente a mi, flotando, como si fueran monitos de plástico, uno por uno, girando lentamente mientras eran bañadas de una luz combinada en ratos blanca, en otros momentos dorada, mi esposo, amigas, mi hermano, familia, algunos de mis perros, mis casas… y se terminó.

Al terminar la sesión una de mis compañeras más afines me trajo a casa, en el camino ella me contaba con mucho entusiasmo como es que esta fue la primera vez que ella misma puede verse en un desprendimiento corporal, me viiii Leziii… me viiii… sentí como me desprendí y dejaba mi cuerpo físico sentado, mientras caminaba y llegué con mi hija y la abracé y le di un beso y luego me pase con otra compañera e hice lo mismo -con la que ella siente una gran afinidad espiritual-, pero fue muy raro Leziii porque me vi con ellas y me vi con mi ropa normal, así como estoy vestida, pero luego me pase contigo y sentía que yo ya no tenía esa vestidura, sino que me había convertido en algo así como un ser de luz, algo blanco, llena, llena de luz, era pura luz, como si flotara y yo te tomaba de las manos”

Y mi amiga hermana espiritual, estaba fascinada por la experiencia, la vi muy feliz, otras veces comparte testimonios pero dice que es la primera vez que manifiesta un desprendimiento a ese nivel de consciencia superior, me quedé en pausa cuando la escuchaba, relacionando su relato con lo que sentí, entonces fue ella, claro, es más bajita, liviana, por eso la relacioné con un hada; tuvo que elevar su energía para prácticamente traerme de donde yo estaba, nada es casualidad, todo obra de forma perfecta y armoniosa, y como que yo no tenía la intención de regresar, pero no era mi lugar y ella acudió por mi, nuestra Divinidad le permitió ayudarme.

Y tuuu Leziii como te fue… cuéntame!!!... había más gente, me puse nerviosa, la mente que para todo nos traiciona me hizo quedarme callada, si le contaba todo ahí mismo tal vez piensen que lo estoy inventando para seguirle la corriente, es que es demasiada casualidad!!! Pero eso no es casualidad, es sincronicidad, ella no miente y  lo que yo viví tampoco, pero como ella no sabe de mi amigo, sería muy largo contarle todo, solo le dije muy contenta que había visitado a un amigo, que percibi mucha luz y que alguien tocaba mis manos… y me decía bien feliz… era yoooo… era yoooo!!!

Lo sé y se lo agradezco con todo mi corazón.

Hoy le envíe la foto de las manos y se sorprendió, dijo que así había sentido su manifestación, me volvió a repetir detalles, la verdad le estoy muy agradecida. A Ella y a todas las amigas que de alguna forma han estado conmigo en la aventura especial de Beto, más adelante contaré todas las manifestaciones que he tenido de él, espero que esta ocasión sea la definitiva, y que cuando nos volvamos a ver, esté feliz, como sé que lo merece.

Hoy en la tarde pensaba en las palabras que le dije, sobre todo en eso de “Dios te ha perdonado”… no es mi manera de hablar, como que algo muy dentro de mi me dice que tuve que expresarme de esa forma, de acuerdo a las ideas y creencias de él y no las mías, siento como si alguien me dijera que esas eran las palabras que él tenía que escuchar para saber que podía marcharse, que si se lo hubiera dicho de otra forma –a mi manera-, lo hubiera confundido, incluso siento como si no hubiera sido yo la que le hablaba sino otra entidad atraves de mi… sea lo que sea, que sea para bien, con todo mi amor, quiero que él esté feliz.

“Te deseo todo lo mejor de este mundo, quiero que seas muy feliz, que nunca carezcas de nada, no quiero decirte esas palabras de cuenta conmigo para lo que necesites, porque decirte eso, es pensar y desear que algún dia estés sufriendo y ocupes ayuda, y eso es muy feo y claro que también me dolería, prefiero saber que estas feliz, sano y realizando todo lo que anhelas”…

Esas eran mis palabras en sus cumpleaños, cuando él ya no me hablaba; nunca me necesitó en vida, en cambio yo a él sí… y fue en su muerte cuando más unidos hemos estado, nunca lo hubiera querido de esa forma, pero ahora sé que él sabe que siempre y más allá de cualquier barrera, mi amor y mi gratitud son sinceros.



11. Historias mías que no son mías

Escrito por cabezadebruja 23-02-2018 en Clan familiar. Comentarios (0)

Me pasaron una captura donde en una página de gobierno municipal publicaron una historia inventada por mí, me asombré, no sabía si enojarme o reírme porque nadie me avisó con anticipación que lo harían; pero al entrar al link de la publicación sentí una daga en mi corazón.


"La inmensidad del cielo era poco para medir su dolor" - Ese párrafo fue lo primero en que mis ojos se detuvieron al abrir la nota, lo escribí para mi hijo, pensando en él y al verlo publicado me dolió como el día que lo escribí; como si fuera ayer, mientras estaba sentada en una banca con la laptop en las piernas, voltee a mirar al cielo y quise plasmar lo que se siente perder a alguien (o tus sueños, o tus ilusiones, eso que se te va de las manos sin poderlo detener) alguien a quien amas tanto como para dejarte morir de puritita pena.

Me enojé con todas las fuerzas de mi alma, porque nadie me avisó y todavía se dieron el permiso de destrozar lo que redacté. Las acciones que tomé después solo fueron basadas en el impulso de desquitarme, valiéndome de otros motivos reales -pero si no hubiera sido por esa frase escrita, tal vez ni siquiera me hubiera enojado- el hubiera no existe; así que sin que absolutamente nadie de los lectores supiera, me sentí expuesta, desolada, sentí que me faltaba una parte de mi ser. Y que nada ni nadie me podía entender.

Aprendí muchas lecciones

No debo regalar mi trabajo a personas que no lo valoran, que primero lo desacreditan y luego lo utilizan para destacar o quedar bien; pero la lección principal es no poner mis sentimientos  en historias ajenas, no retratar mi dolor, ni mis pérdidas, ni basarme en mis seres queridos para darle forma a algo que no será mío. Ahora entiendo porque siempre rechacé los ofrecimientos para publicar un libro, los ofrecimientos para volverme “influencer” o como les digan. No me interesa destacar ni que montones de ojos ajenos y juzgadores estén de por medio. Hubo quienes me retaron llamándolo falta de ambición, yo le llamo libertad y tranquilidad.

Mis cosas, mis arranques, mis historias son tan mías, que hasta para compartirlas se me dificulta, las cómicas me da igual pero las de dolor de verdad que son un mero ejercicio de desahogo y en vista de lo sucedido me volveré más egoísta.  Así que no vuelvo a escribir para nadie, solo para mí.

“Tu dolor es tan grande que nunca lo compartes” – me dijo una vez mi esposo, pensé que exageraba.

10. Tercer ojo

Escrito por cabezadebruja 23-02-2018 en Chakras. Comentarios (0)

El Tercer ojo (también conocido como el ojo interno) es un concepto místico y esotérico que hace referencia a un ojo invisible o vórtice energético y etérico que proporcionaría una percepción más allá de lo que se podría percibir con la vista ordinaria.1​ En ciertas tradiciones espirituales dhármicas como el hinduismo, el tercer ojo guardaría una correlación con el ajna, o el chakra ubicado en el entrecejo.2​ En Teosofía el concepto del tercer ojo está relacionado con la llamada glándula pineal.3​ El tercer ojo también designa la entrada que conduciría a reinos interiores y a unos estados de consciencia superiores. En la espiritualidad de la Nueva era, el tercer ojo simboliza frecuentemente un estado de iluminación o la evocación de imágenes mentales que tendrían un significado psicológico y espiritual personal muy profundo. El Tercer ojo suele estar asociado a menudo con visiones religiosas, la clarividencia, la percepción extrasensorial, así como la capacidad de observar los chakras y el aura humana,4​ la precognición y llegar a experimentar experiencias extracorpóreas. Las personas que aducen poseer la capacidad de utilizar sus terceros ojos se les denomina normalmente videntes o adivinos.

5 SEÑALES QUE INDICAN QUE TU TERCER OJO ESTÁ ABIERTO

El concepto del TERCER OJO, también llamado el OJO DE LA MENTE, es un símbolo multicultural vinculado a la visión psíquica: mientras que los ojos ven hacia afuera todo lo material, el TERCER OJO se referiría a la percepción de lo espiritual, mirando hacia adentro.

“Quien mira hacia afuera, sueña; quien mira hacia adentro, despierta” – Carl Jung

1. Sensación de presión en los ojos
Cuando el tercer ojo se manifiesta hay una conciencia relacionada con la sensación entre las cejas. Podría parecer como si alguien nos estuviera tocando ligeramente en ese momento, o podrías sentir una difusión de calor. A veces esta sensación podía aparecer desde la nada, como si fuera una señal que nos hiciera retroceder en estado de ánimo espiritual.

2. Intuición en aumento
Entre las señales más obvias de apertura del tercer ojo está el aumento en la previsión o la intuición que comenzamos a experimentar. La intuición es la capacidad de saber que algo podría suceder antes de que lo haga, o saber que algo está bien o mal debido a un sentimiento. A menudo viene y se va. Sin embargo, con el tiempo, este sentimiento podría ser más fuerte, y convertirse en un proceso de guía en nuestra vida cotidiana.

3. Sensibilidad a la luz
Con el tercer ojo abierto, podríamos encontrarnos un poco más sensibles a la luz y ver colores más brillantes. Los colores vivos y nuestra conciencia de la luz pueden comenzar sutilmente. No siempre son instantáneamente evidentes o abrumadores. Sin embargo, la sensibilidad a la luz a menudo trae una mayor conciencia de lo que está sucediendo a nuestro alrededor. Al enfocar profundamente el tercer ojo, pueden aparecer luces.

4. Sentido de cambio gradual y continuo
Lo más importante para fomentar un tercer ojo saludable es cambiar constantemente nuestra perspectiva de la vida y personalidad. Como resultado obtendremos cambios benefiosos
porque queremos, y tal vez incluso anhelamos. Por lo general podemos notarlo en la forma en que tratamos a los demás. Podemos ser más tolerantes y menos egoístas.

5. Dolor de cabeza recurrente
Considéralo un poco de sobrecarga de energía. Sal al aire libre y haz algo que te gusta, como meditar o caminar. La presión en la cabeza es un signo real de la apertura del ojo espiritual, en particular en el centro de la frente. Es una indicación de que la glándula pineal se está desarrollando enérgicamente.

Perfecto Guru


9. Como llegué a meditar?

Escrito por cabezadebruja 22-02-2018 en Meditación. Comentarios (0)

Ni siquiera recuerdo en que mes de principios del 2015 recibí una llamada de mi amiga NelCo avisándome que cerca de su casa darían un curso fotográfico totalmente gratuito –esa fue toda una aventura llena de historias, gente, estrés y diversión- pero para no extender tanto este asunto, lo narraré después- NelCo me pasó los datos y así fue como llegué al Centro Holístico, ubicado en un pueblito de casas muy antiguas y callecitas de piedra atrapado entre fraccionamientos y colonias a solo 5 minutos de mi casa.


El CH es una construcción de otros tiempos, con paredes de sillar y en ese entonces había infinidad de libros, muebles antiguos, cuadros con imágenes geométricas de llamativos colores, que luego supe se les llama Yantras. Me gustó lo que ví pero no entendía el concepto, había imágenes católicas y otras por mi desconocidas. Ahí fue donde tomé mis clases de fotografía, proyecto realizado por un colectivo con financiamiento de Conarte y el dueño del CH les prestaba el local a modo de contribuir a la causa cultural local.


Nadie del colectivo me supo explicar de que se trataban las imágenes (yantras) ni tuve oportunidad de ver alguna vez al dueño del CH, pero un día sobre una mesa había unos folletos. Centro Holístico tal donde ofrecían diversas clases y tenía impresos los horarios. En ese entonces, mi esposo pasaba por una fuerte crisis de salud, debido al estrés y a las pocas horas de descanso, se enfurecía completamente con el mundo, estaba amargado, enojado, pero no aceptaba ayuda ni consejos, su misión en la vida era trabajar y trabajar y trabajar para luego malgastar el dinero en cosas que ni ocupábamos pero era una forma de compensar las friegas, eso se convirtió en un círculo vicioso del que no salíamos.


Mientras yo me la pasaba en cuanto curso encontrara cerca de la casa, con tal de distraerme de lo importante, porque ya no sabía que más hacer para cambiar nuestra vida, lo peor es que el trabajo cada día presentaba situaciones más difíciles como lidiar con personas de la delincuencia organizada, las llamadas de amenzas, chantajes, todo eso repercutió notablemente en su salud. Se llenaba de ronchas con cualquier ataque de mal humor, se le hinchaban los manos y los pies al punto de no poder caminar y estaba propenso a sufrir algún infarto, el colesterol se le elevó a cifras peligrosas.


Consultó con varios especialistas, cardiólogo, dermatólogo y hasta el psiquiatra. Todos le prescribieron medicación que si le funcionaba pero solo en ratos. Lo más delicado eran las altas dosis de Valium/Diazepam que igual ni le hacían nada, solo lo mareaban pero sus arranques de furia con nada se detenían; aún así conmigo nunca fue agresivo, pero era muy difícil ir por la vida conteniéndolo de querer golpear a todo el mundo, a unos por feos, a otros por prietos, a otros por chaparros… esas eran sus “razones”, le rogué mucho para que dejara ese trabajo, pero él no accedía por el ingreso económico que este representaba, aun así meses después tuvieron que prescindir de el laboralmente debido a que excedió todos los límites, se le fue a golpes a uno de sus subordinados y en ese ataque de furia, hasta sin puerta y sin marco quedó su oficina. Lo liquidaron más por miedo que por gusto, meses después lo buscaron con insistencia para que regresara, afortunadamente él ya estaba “meditado” y se dio cuenta que esa forma de trabajar lo enfermaba; ese negocio prácticamente él lo inició en operaciones y tuvieron un ascenso rápido, pero al “desemplearlo” se estancaron y aunque siguen operando ni un crecimiento se vislumbra ya perdieron clientes importantes y un año después lo volvieron a buscar, siempre teniendo una negativa de mi esposo para regresar.


A pesar de su mal humor, platicábamos constantemente nuestras actividades del día, apoyaba todo lo que yo hacía y donde anduviera metida, terminé mi curso y comencé con las sesiones fotográficas para la exposición, mi esposo continuaba consultando aquí y allá para poder remediar sus enfermedades, hasta que uno de esos médicos le recomendó meditar, detrás de la receta de --una vez más- el valium le escribió nombres de líderes espirituales y le aconsejó que buscara libros o artículos en internet sobre esto, mi esposo tuvo la intención al verse enfermo, pero con pomadas, pastillas, tes, sanaba un poco y jamás buscó nada de nada. Yo si pensaba en el folleto del CH pero como nunca ví movimiento de gente las veces que anduve en las tardes por ahí pensé que ya no funcionaba; de igual forma busqué el folleto, hablé por teléfono y un hombre de voz apurada me dijo: Meditación jueves 8pm… pero no me explicó nada más, ni el costo, ni que había que llevar… nada de nada!!!


Le dije a mi esposo que había llamado y que el próximo jueves iríamos, aún así tuve un leve presentimiento de que no estaba muy dispuesto a acompañarme. También ya le había comentado a mi amiga EdiCel; a ella le fascina andar en cuanta “cosa rara” se encuentre uno, que si imanes, que si acupuntura, que si la mudita de los masajes de la macroplaza, que si la acupuntura de pimienta, que si noseque… ella encantada me dijo, yo también voy. Al final nos fuimos solas. “Vayan ustedes para ver de que se trata y ya veo si luego voy”- fue la respuesta cómoda de mi esposo.


EdiCel y yo llegamos pasaditas de las 8, no había nadie en el CH pero alguien nos comentó que la sesión de meditación era en la Quinta de enfrente, la casa particular del Trainer (instructor), tocamos el timbre, un hombre de edad mayor, muy amable acudió a abrirnos y nos dijo: “Bienvenidas; pasen a mi recámara, ya vamos a comenzar”


-SU RECAMARA, LA DE UN HOMBRE QUE NO CONOCEMOS!!! ¿?? Mi marido me tiene confianza, de igual forma no creo que le vaya a gustar cuando le cuente; pero el marido de EdiCel aunque es un buen tipo, que va a pensar ¿?? Que la traje a la recamara de un hombre desconocido a hacer sabequecosa???


Igual muy pinche temerosa según yo y nos pasamos, había como 5 o 6 hombres más y dos mujeres… uff!!! Si hay mujeres… pero son muchos hombres y todos muy serios!!! A dónde nos vinimos a meter???


El espacio entre el altar con veladoras y el escritorio era reducido, las sillas estaban puestas mirando hacia el altar ya que por sacralidad a este no se le debe dar la espalda, había una música muy extraña de fondo (mantras) EdiCel quedó a mi izquierda y nos acomodamos justo en el centro de todos los participantes.


El Trainer brevemente nos explicó que meditar es conectar con TU DIVINIDAD –serían los nervios, que ni idea percibí de que pudiera ser eso… o sea yo SI CREO EN DIOS… -pensaba- para que meditar entonces? Yo si PIENSO EN DIOS Y LE DOY GRACIAS… o sea entonces que tiene de bueno meditar? Dios es Dios, porque le dice Divinidad???.. y meditar es pensar verdad ??? me va a doler la cabeza y yo padezco broncas neurológicas... de haber sabido que voy a pensar mucho, no vengo.


Nos explico desde hace cuantos miles de años se practica la meditación y de los cambios que pudiéramos experimentar con ella, todo es para bien. Nos comentó que aparte tenía muchos años como maestro o guía en Metafísica pero que los decretos aunque son buenos, no te hacen conectar con la Divinidad como la meditación… -o sea, otra vez no entiendo NAAADA- y si me va a doler la cabeza de pensar y pensar, mejor me voooy.


También nos comentó brevemente que el tiene cierto grado de “Despierto” y que es Diksha Giver ordenado por la Oneness University en India y que los Diksha Givers son personas preparadas espiritualmente para ser un canal de energía imponiendo sus manos sobre alguna parte del cuerpo, de preferencia en la cabeza donde se ubica el Chakra Sahasrara… -chakras ??? que son los chakras??? -me acordé que a un amigo, una fulana le "alineaba" los chackras, que nunca entendí que era eso, pero ellos terminaban acostandose... osea!!! tiene algo que ver con el sexo ???


No le estoy entendiendo nada a este simpático señor- y aparte, YO NO NECESITO MEDITAR, YO NO ESTOY ENFERMA, pero si me voy a venir enfermando por meditar o sea por estar piense y piense; y se supone que quien lo necesita mi esposo –es ridículo que yo esté aquí- si el enfermo es El, pero tampoco le servirá pensar, porque si está piense y piense en que esta enfermo, entonces cómo se va a aliviar ??? puras mortificaciones!!! va a terminar con un ataque de furia o algo así… pero bueno, haré como que medito y ya no vuelvo. –Todo eso pensaba mientras miraba a mi izquierda a EdiCel sonreír como de nervios-.


Para terminar con la introducción, nos instruyó en la forma correcta de realizar los ejercicios de respiración. Ojos cerrados, lengua pegada al paladar para no apretar los dientes, inhalar despacio, retener, exhalar despacio… algo así.


Comenzamos… primero recitaremos un OM por sepacuantosminutosfue. Aún con la música de fondo podía escuchar a mis compañeros varones recitar OOOOOMMMMM OOOOMMMM OOOOOOMMM OOOOMMMM… yo también lo hacía pero me parecía chistoso, tuve que contener un ataque de risa… por favor Diosito, no me dejes reírme aquí… por favor Diosito, que no me ría.


Se terminó el OM y salí victoriosa, no me reí, me sentí orgullosa, muy oronda de haberme contenido… al terminar la música, comenzó un Mantra –ahora sé que se llama Twameva- y... ahí sucedió la magia...  ya no supe más de todo lo que estaba a mi alrededor.


En eso la ví, me quedé asombrada. Estaba yo en un lugar como si flotara, todo era blanco a mi alrededor, había mucha luz pero no me molestaba y solo podía observar nubes como de niebla muy brillante y esas nubes se fueron abriendo mientras alguien avanzaba flotando. Era ella!!! Estaba envuelta como en sábanas blancas, le cubrían todo el cuerpo, solo se veía su rostro y tenía en la cabeza una corona de flores blancas y me sonreía… y la ví feliz… más feliz que nunca en su vida. Y de entre la sábana –ahora sé que se llama Sari- extendió hacia mi su brazo izquierdo y con mis dos manos tomé la suya y le dije desde el fondo de mi corazón, pero con mucha tranquilidad: “Ya no quiero odiarte, pero no sé como perdonarte”


Ella me sonrió y se fue alejando con su brazo izquierdo extendido. En ese momento sentí que alguien ponía en mi cabeza la misma corona de flores blancas que le había visto, pude percibir el olor… y ya no supe más hasta que escuché la voz del trainer a lo lejos que decía, respiramos en tres ocasiones lentamente y regresamos al aquí y al ahora.


Qué me pasó? porque la ví, porque le dije que la odio, no la odio, bueno sí, en ratitos, cuando tengo algún recuerdo de lo doloroso que fue vivir a su lado, pero también la amo, y también siento feo cuando la odio, luego le pido perdón… pero ya soy adulta, ya lo superé, salí adelante y lo mejor es que yo no soy como ella… no repetí su patrón… pero odio cuando dicen que nos parecemos, yo no soy así, pero a la vez siento remordimiento al rechazarla, pero eso ya es pasado, ya lo sobreviví…


Lo que no sabía es que solo le había cerrado la puerta a todas esas emociones, por rebeldía, por coraje o para no verme débil, pero sobrevivir no significa sanar… fue la experiencia más extraña de todas las que había vivido hasta entonces y de las cuales nunca hablaba para no parecer loca.


Acababa de encontrar un lugar donde sin decirle a nadie y sin que nadie me juzgara podía sincerarme desde el fondo de mi corazón, alguna vez quise gritarle que la odiaba, pero siempre me contuve porque sé que a pesar de su forma de ser, la hubiera herido y eso también me dolería… y ahora se lo dije, pero sin coraje, sin furia y ella en lugar de enojarse, me sonrió… y la corona de flores, dónde quedó??? Eso fue la imposición de manos, al recibir Diksha sentí que me colocaban la misma corona de ella.


EdiCel y yo salimos más intrigadas que cuando llegamos, volví, volvimos, no siempre con la misma frecuencia, mi esposo me acompañó desde la segunda sesión y fue increíble como al salir de ahí, ya no tenía ronchas en la piel ni comezón, asistimos con regularidad, el aprendió a desligarse de las conductas que le hacen daño en su salud física y en lo emocional. No es tan constante pero le ha servido mucho.


Yo en cambio conocí el camino para sanarme y sanar a las mujeres de mi familia, a mi clan familiar, también me conozco mejor. He pasado por episodios difíciles pero si no fuera por esto, tal vez ahora sí ya no hubiera resistido, cada día compruebo que todo pertenece a una sincronía perfecta pero somos nosotros quienes con el ego, los miedos, los juicios la saboteamos.


Definitivamente el 25 de junio de 2015 cambió mi vida para volverla todavía más increíble de lo que ya era.

Gracias Dios y Gracias a todas las personas que influyeron para que conociera esto.



8. Meditación en casa

Escrito por cabezadebruja 22-02-2018 en Meditación. Comentarios (0)

Hoy miércoles 21 de febrero lo primero que hice al quedarme sola temprano fue bañarme para limpiar mi aura de los sueños que pude tener y que recuerdo bastante bien, después hice meditación corta con música, dando Diksha a distancia para las personas/amistades que fui recordando y tuve mi recompensa.

Primero recité el canto bielorruso

https://www.youtube.com/watch?v=pTkD65VV51Q

Me gustá mucho porque dice así:

Što j pa moru, moru siniamu Tam plavala stada bielych liebiadziej Sa malymi liebiadziatami. Adkuĺ uziaŭsia siza-biely arol, Raźbiŭ stadu ŭsio pa siniamu moru, Biely pušok da pa niebiejku pajšoŭ, Siza pierje pa zialionamu lužku. A chto ž heta siza pierje sabiare? Źbiare pierje krasna dzievica. Što j pa moru, moru siniamu Tam plavala stada bielych liebiadziej Sa malymi liebiadziatami.

Bastante complicado de entender, verdad?


Luego recité:

https://www.youtube.com/watch?v=SofBQbI38PQ

Que dice:

He yama yo wanna henne yo He yama yo wanna henne yo Wahi hi yayhana he he he yo wahi he he he yo wahi


Me gustan mucho los sonidos con tambores ceremoniales, los utilizo para prepararme para el Diksha mientras agradezco la presencia y el amor de cada una de las personas con las que convivo.


Continúe con el Mantra de Kalki Avatar, uno de mis preferidos, para enviar Diksha pero algo sucedió que al tener las manos en el mudra de enviar a distancia, sentí que alguien mucho más alto que yo estaba parado frente a mi y me abrazó, sentí mucho amor, protección y como si alrededor de mi hubiera mucha luz, sentí a Kalki, estoy segura.

https://www.youtube.com/watch?v=GqjH7LFzJjA


Todas mis meditaciones, las concluyó con el Moola Mantra de Daniel Bellone:

https://www.youtube.com/watch?v=M-ya-bT4wqY

Y es ahí donde recibí el mejor de los regalos... en un momento del mantra hice un Sankhalpa, el Sankhalpa es para pedir, pero procuro agradecer por una intención o alguna persona en particular viva en este plano o habitante del espiritual, esta vez solo pensé: Gracias por lo que va a llegar para mi... y claramente sentí que al unir mis manos, alguien con mucha suavidad las tomaba, abría mis palmas y depositaban un pequeño corazoncito y lo supe de inmediato. Era el corazón de mi hijo!!!... y aprete mis manos contra mi pecho para sentirlo latir... agradecí tanto a Dios por este regalo que me acaba de dar, nunca lo imaginé, ni siquiera en las noches que más lloraba y aceptaba el destino con resignación pero me ahogaba la tristeza porque él no pudo llegar. Sentí que de alguna forma Dios en su infinita bondad me estaba dando un consuelo y la certeza de que aunque fisicamente no estamos juntos, la energía de su amor vibra para mi...Todo el día me sentí feliz... me preparaba para reiki :)


Recuerde, no estoy medicada y si estas cosas le parecen bastante ilógicas, cada quien hace con su vida y sus sentimientos lo que le pegue la gana.


Les ama... Lezama